viernes, 19 de septiembre de 2008

Tarde de biblioteca

La biblioteca de la universidad es un sitio estupendo: amplio, luminoso y, en general, un lugar agradable donde estudiar. Cuando te vas acercando, ella sola abre sus puertas para acogerte (o para darte en la cara, porque se abren hacia afuera y hoy casi me llevo una por delante...) y, nada más entrar, te encuentras con la siguiente imagen:


(¡a que es mono el avión!)

Justo en esa planta es donde están los scaners y una impresora abierta al público, así que cualquier persona de fuera de la universidad puede venir a fotocopiar gratis!! (os imagináis lo que eso supondría en España...).

También está la zona de "descanso", con unos sofás al fondo y un ajedrez gigante... aunque no creo que esté permitido jugar con él :(

Luego, subiendo las escaleras, está la planta con los ordenadores (desde los que escribo los posts) y otra impresora que sólo podemos usar los miembros de la DTU. También hay mesas de estudio individual (con enchufe y todo, por si te traes el portátil) y mesas para grupos (y, por cierto, bastante grandes).

Lo que más lleno suele estar son los ordenadores y, si no, a las pruebas me remito:


lo cual no es de extrañar porque tienen dos monitores cada uno, se imprime gratis y el sistema operativo es Windows... (sé que este último comentario va a herir la sensibilidad de algunos, yo misma soy partidaria del software libre, pero es que el resto de los ordenadores que hay en la uni sólo tienen Solaris y eso no hay quien lo maneje!! Ni siquiera sirven los comandos de linux...)

En fin, polémicas aparte y para concluir, nos queda una segunda planta en la que sólo hay mesas de estudio (y a la que tengo que reconocer que sólo he subido una vez...) y que es en la que hay más silencio (recuerda a la biblio de Leganés, ¿verdad?).

Y ahora os preguntaréis... ¿Y los libros?¿No era una biblioteca? Pues ésos están en una planta subterránea, en la que siempre se guarda una copia de cada ejemplar que no puede sacarse de la biblioteca, pero que se puede consultar e incluso escanear si se quiere. Las demás copias se prestan por periodos de 6 meses (increíble), que sólo se ven reducidos si alguien más solicita el libro.

Lo mejor de todo es que la mayoría de los libros están en formato electrónico y, si eres estudiante y lo solicitas, te permiten descargarte el pdf. Eso sí, tiene una fecha límite y, si no lo has imprimido o has hecho algún truco que yo desconozco, pasado ese momento el pdf se queda corrupto y ¡te quedaste sin libro!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

O_O

...

me has dejado... boquiabierto. Diseño danés en toda su gloria, ¡¿DOS MONITORES POR PERSONA?! ¿¿¿¿¡¡¡¡TODOS LOS LIBROS DIGITALIZADOS?????!!!!!

No quepo aún en mi asombro.

Irene dijo...

Jajaja. Me encantan tus comentarios. Tú siempre fiel, comentando en todos los posts, jeje. Muchas gracias Bruno, no sabes la ilusión que me hace. Así me siento menos sola y parece que, de alguna manera, sigo allí (es que mis compañeros de piso se han ido y hoy me he sentido un poco sola, todo el día encerrada en casa...). Muakkk!!!

Anónimo dijo...

Pues creeme que lo hago con todo el gusto (necesito comentarte, sino no me quedo tranquilo!) :P

Zaq dijo...

Hello! Me meooo con el inicio de tu post!! JAJAJAJAJA!!!
Joer con la biblio!! (emoticon de envidia)... Yo que pensaba que esta era todo un lujo (por eso de que en mi ciudad no hay ninguna medianamente decente y lo que es peor, no hay ambiente de estudio en la única pasable :S)