martes, 16 de septiembre de 2008

Mi primera odisea en bici


Ayer heredé esta bici de un compañero de piso que se ha ido ya para su casa. No tiene freno delantero y aunque parezca que tiene varias marchas, no pueden cambiarse... pero bueno, ya sabéis lo que dicen: "A bicicleta regalada, no le mires el manillar..." jeje.

Esta mañana me pareció que sería una buena idea venir a la universidad en bici, aquí todo el mundo lo hace y hay carriles para ello en todas las calles, así que ni corta ni perezosa, tras 9 años sin haber montado, cogí mi bici "nueva" y di un par de vueltas a mi calle para practicar...

Increíbre, pero cierto... no me caí! Un señor me miró raro como pensando "Pero qué hace esta mujer...?" porque muy recto no iba, la verdad. Aun así, a mí no se me pone nada por delante y, antes o después, tenía que acostumbrarme al medio de transporte preferido por los daneses, así que aquí estoy, en la universidad y con mi bici como si llevase toda la vida montando...

Esta tarde he ido hasta el centro de la ciudad en bici (casi 3km) y he comprado unas luces y un candado... toda una odisea! Me caí al salir de la universidad, pero me levanté y resulté ilesa, así que sigue brillando el sol... (lo cual es un decir, porque aquí ya es de noche!).

No sé qué tal acabará mi historia con las bicicletas pero yo diría que, cuando vuelva en febrero a España, una de dos: o seré una intrépida aventurera que ha perdido unos cuantos kilos o volveré con una pierna rota... esperemos que sea la primera opción ;)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando vuelvas serás una viciada a la bicicleta que querrá ir a Madrid en bici conmigo! :P. Sé que jamás te podré convencer de 'una bicicleta más es un coche menos', que estás como loca por conducir, pero la bicicleta es todo un estilo de vida (no sólo un medio de transporte) y ¡Vicia muchísimo!

Que envidia yendo en bici en cómodos carriles bicis, yo sólo puedo elegir entre una muerte segura o tener complejo de 'topo' por ir tanto en metro.

Me parece todo un logro que no hayas tenido ni un sólo percance, sobre todo con esa bicicleta (yo siempre que hago un viaje largo, están garantizados los atropellos, y si ha llovido, las caídas xDD)

¡Un beso!

Irene dijo...

Cuando llueva me tocará escribir otro post... ya veremos si a eso sobrevivo, jeje

Natalia Martínez Pérez dijo...

Hola Irene!!!
Pero qué envidia me das!! la verdad es que esto de hacer una bitácora para relatar las aventuras de tu erasmus está pero que muy bien.
Esto de la bici, me parece super naif, toda la gente tan educada por allí, como dice Bruno, a mi me daría mucho miedo.
Esperando más noticias desde ese alucinante país...
Besos!
PD: me encanta el título del blog, las huellas de Atenea es super evocador.